Síntesis y resoluciones

“V Encuentro Internacional “La Economía de los Trabajadores y Trabajadoras”

Amuay, Punto Fijo, Estado Falcón, República Bolivariana de Venezuela. Del 22 al 25 Julio 2015.


El V Encuentro Internacional ““La Economía de los Trabajadores y Trabajadoras” se desarrolló con la participación de alrededor de 300 trabajadores, militantes e investigadores de 12 países en el Complejo Cultural “Alejo Díaz”, localizado en Amuay, Los Teques, en la península de Paraguaná, Estado Falcón, Venezuela, en cuatro días de intensos y fructíferos debates entre los días 22 y 25 de julio. La participación de trabajadores y trabajadoras de empresas recuperadas de varios países, cooperativas de trabajadores de distintas actividades productivas, de servicios y consumo, consejos de trabajadores, comunas y una diversidad de organizaciones e instituciones relacionadas con lo que llamamos la economía de los trabajadores caracterizó al Encuentro, enmarcado además en el apoyo y la solidaridad con el proceso revolucionario bolivariano, sometido a una permanente agresión y hostigamiento por la derecha política y económica local y la política imperialista a nivel internacional. En ese sentido, en su plenario final, el Encuentro se pronunció en solidaridad con la lucha del pueblo y el proceso revolucionario bolivariano, y también emitió declaraciones en solidaridad con el pueblo griego y su red de salud autogestionada, con el pueblo mexicano y la agresión del Estado a sus organizaciones populares y sindicales como los docentes de la CNTE 22, con la resistencia kurda en Rojava y por el sostenimiento del periódico autogestionario italiano Il Manifesto. Durante el Encuentro, se desarrollaron mesas de debate plenarias, mesas especiales y mesas de trabajo de los distintos ejes de la convocatoria, en las que se presentaron 78 expositores de los diferentes países y organizaciones. Previamente, el día 21, se realizó un acto de presentación del Encuentro en el Teatro La Alameda en Caracas, que además se constituyó como un acto de solidaridad internacional en apoyo al proceso bolivariano. También se realizó una visita a las fábricas socialistas VTELCA y VIT, en la Zona Franca Industrial Donato Carmona, cuyos trabajadores tuvieron la iniciativa de presentar la propuesta de organizar el Encuentro en Venezuela en el IV Encuentro Internacional realizado en julio de 2013 en Joao Pessoa, Brasil.. El día sábado 25, los participantes se distribuyeron en tres comisiones de trabajo (programática, de coordinación de luchas y coordinación económica) y luego se expusieron sus conclusiones en el plenario final, donde también se presentaron las propuestas para la continuidad de los encuentros, tanto regionales como el VI Internacional, que volverá a realizarse en Argentina, en lugar a determinar, en 2017, al cumplirse diez años del primer encuentro realizado en la Universidad de Buenos Aires.

Participantes y mesas de debate:
En este V Encuentro se contó con la participación de trabajadores y delegados de más de 90 organizaciones e instituciones de países de América Latina y el Caribe, América del Norte, Europa y África. Entre estos se contaron participantes de Venezuela, Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, Colombia, México, Estados Unidos, España, Italia, Francia y Sudáfrica. Por cuenta de las dificultades que la agresión económica a Venezuela causa a las comunicaciones aéreas, representantes de Canadá, Turquía, México y Austria no lograron llegar al Encuentro. Es de destacar la diversidad de las organizaciones participantes, representando distintas realidades de la lucha de la clase trabajadora por la gestión directa de la economía y otras experiencias de organización y poder popular, que en el plano venezolano se expresaron tanto en el lugar de trabajo a través de los consejos de trabajadores como en el territorio a través de los consejos comunales, con plena incidencia sobre la organización y el control de la economía. Por su parte, la delegación internacional estuvo representada mayoritariamente por empresas recuperadas y otras expresiones de autogestión y cooperativismo de trabajo. También hubo participación de sectores universitarios de distintos países que llevan adelante un trabajo comprometido con el desarrollo de la organización de los trabajadores, como es característica del Encuentro desde sus comienzos. El Encuentro contó con mesas expositivas y de trabajo organizadas alrededor de los ejes propuestos en la convocatoria. En ese sentido, hubo cuatro mesas plenarias y 14 mesas de trabajo que funcionaron en forma simultánea a lo largo de las jornadas de debate. Las mesas plenarias tuvieron como temas: “Crisis del capitalismo global y latinoamericano: análisis y respuestas desde la economía de los y las trabajadoras”; “La lucha de la clase trabajadora en Venezuela”; “Experiencias internacionales de autogestión del trabajo”; y “Trabajo precario, informal y servil: ¿exclusión social o reformulación de las formas del trabajo en el capitalismo global?” y contaron con la participación de expositores de Venezuela, Colombia, Argentina, México, Italia, Estados Unidos, Uruguay, Francia y Sudáfrica. Además de las mesas, todos los días se contó con la animación de grupos culturales de relieve propuestos por los organizadores locales, que desarrollaron un enorme trabajo en lo logístico, garantizando el alojamiento y la comida para los participantes durante los cuatro días que duró el encuentro, además de atender con enorme compañerismo y solidaridad a todas las delegaciones. También se presentaron los documentales “El barquito de papel”, de Sergio Stocchero, que narra la recuperación del Diario del Centro del País, de la ciudad de Villa María, en la provincia argentina de Córdoba, y dos episodios de la serie Redes de Trabajo y Autogestión, del grupo Alavío de Argentina, y dirigidas por Fabián Pierucci, sobre experiencias de autogestión y recuperación de empresas en ese país (sobre las empresas recuperadas La Casona y Molino Osiris). Asimismo, se presentó la Biblioteca “Economía de los Trabajadores”, colección de libros especializados y que incluyen trabajos de encuentros anteriores y libros directamente relacionados con los ejes debatidos en el evento. (Adjuntamos al final un listado de las organizaciones participantes).

Trabajo en comisiones:
El 25 de julio día de cierre del Encuentro, se realizaron tres comisiones que realizaron un balance de lo trabajado y plantearon las líneas a seguir con posterioridad al cierre del encuentro. Esas comisiones fueron la comisión programática, la de coordinación de luchas y la de coordinación económica. Comisión programática: La comisión programática planteó un debate en el que se puso de relieve la importancia de la continuidad no sólo de los encuentros como instancias a realizarse cada dos años (los internacionales y en los años intermedios los regionales), sino la necesidad de establecer mecanismos permanentes de coordinación que aseguren el vínculo entre las organizaciones que lo conforman y avancen en el debate de una visión común sobre los problemas planteados como ejes del encuentro, respetando y teniendo en cuenta la enorme diversidad y heterogeneidad tanto de situaciones y contextos nacionales y regionales como de perspectivas, sectores sociales y tradiciones de una cantidad creciente de países y organizaciones que se van incorporando a la construcción del Encuentro “La Economía de los Trabajadores y Trabajadoras”. En ese sentido, se coincidió en la necesidad de la creación de mecanismos permanentes de articulación, mediante la ampliación y regularización de la comunicación del comité internacional, la realización de acciones y manifestaciones de solidaridad internacional y la creación de plataformas de acceso y difusión de la información, los trabajos y los debates de los encuentros y de la red que lo sostiene. Esta articulación debe pensarse tanto en términos nacionales o regionales como internacionales, apuntando a desarrollar elementos de formación, debate teórico, intercambio de experiencias y prácticas, coordinación efectiva de acciones de solidaridad e intercambio, generación de una base de comunicación, información e investigación, apuntando a generar un desarrollo programático común teniendo en cuenta las diferencias ya apuntadas de contexto y trayectorias. Para tener una base en ese sentido, el comité internacional quedó encargado de realizar una síntesis detallada de los debates y líneas de trabajo del encuentro. También se planteó la invitación para próximos encuentros de organizaciones de trabajadores rurales, como un sector que no puede estar ausente de los problemas abordados por el encuentro dado su papel clave en la disputa económica y su importancia cualitativa y cuantitativa como trabajadores del sector primario, así como destacar en la programación de los próximos encuentros las cuestiones de género y medio ambiente en la construcción de una economía de los trabajadores y trabajadoras. A su vez, la comisión aprobó cuatro declaraciones de solidaridad: con el proceso revolucionario bolivariano y contra la agresión imperial a Venezuela; con la red de salud autogestionada y el pueblo griego; con la lucha del pueblo kurdo en Rojava y su desarrollo autogestionario y de resistencia; y por la continuidad del histórico periódico autogestionado italiano Il Manifesto. Por último, se propuso al plenario final la ampliación del comité organizador internacional a todas las organizaciones participantes de las distintas ediciones del Encuentro incluyendo especialmente al comité organizador local y a las organizaciones convocantes de Venezuela.

Comisión de coordinación de luchas:
Esta comisión se pronunció también por la importancia de mantener una fluida comunicación y difusión de las actividades de la red del Encuentro para lo cual propuso “apropiarnos de las nuevas tecnologías de comunicación”, proponiendo distintos medios de aprovechamiento de estos mecanismos, incluyendo una página web donde tuvieran espacio las luchas de cada país (proponiendo representantes por país para implementarla), secciones de formación y capacitación para la economía de los trabajadores por países; debates y documentos para la formación política. También, se propuso la formación de un registro de las entidades productivas, comunas, empresas recuperadas de los países donde aún no exista esa información, integrando a investigadores y estudiantes a este proceso en base a las experiencias ya desarrolladas en este sentido; la reunión y articulación de proyectos económicos y colectivos autogestionarios (para lo cual los encuentros regionales son un ámbito adecuado); la elaboración de un comunicado del Encuentro para llevar a la reunión del ALBA Trabajadores. Por último, la creación de una red activa de solidaridad con los trabajadores y el proceso bolivariano.

Comisión de coordinación económica:
Esta comisión planteó los siguientes puntos:
1) Partiendo del principio de complementariedad de los pueblos: generar un sistema económico alternativo de complementariedad de los pueblos, para lo cual se propone:
a) intercambio de producción entre experiencias de la economía de los trabajadores, con énfasis en el tema alimentario y con el fin de fortalecer el nivel internacional (para ello hay una propuesta concreta de la cooperativa Textiles Pigüé de Argentina de iniciar un proceso de complentariedad en textiles de algodón con trabajadores de la región de Amuay),
b) tomar experiencias previas para desarrollar un banco de saberes y recursos técnicos, para su intercambio internacional y la transferencia de saberes, revalorizando el conocimiento de los trabajadores (para formación técnica, laboral autogestión, idiomas, a través de pasantías, cursos, intercambio con la universidad, etc.),. 2) Generar un observatorio internacional que forme un catálogo digital de experiencias de la economía de los trabajadores a nivel internacional. 3) Generar un fondo cooperativo de crédito (un fondo de ahorro colectivo) y para ello formar un comité organizador de dicho fondo. Plenario final: El plenario final reunió a las tres comisiones, cuyas conclusiones fueron aprobadas por el conjunto y algunas de las cuales pueden ser sintetizadas en una sola propuesta. En relación a la circulación de la información y de documentos generados en los encuentros y con posterioridad en el ámbito de esta red, se planteó el uso y creación de herramientas digitales a partir de los medios de comunicación autogestionarios presentes. También el uso de las herramientas ya existentes, como los sitios de internet creados para el V Encuentro y los anteriores, la página web del programa Facultad Abierta y el sitio workerscontrol.net., buscando desarrollar los elementos planteados en las comisiones. También se aprobaron las cuatro declaraciones de solidaridad propuestas y la conformación de un único comité organizador internacional integrando a los comités locales que organizaron el V Encuentro. Se reconoció enfáticamente el enorme trabajo de organización del comité local de Punto Fijo, del comité de apoyo nacional y del comité organizador internacional para hacer posible la realización del Encuentro. Por último se plantearon las diferentes propuestas para la realización de los próximos encuentros regionales y el VI Encuentro en 2017. En relación a los encuentros regionales, el II Encuentro Regional de América del Norte, Central y el Caribe se realizará en la Ciudad de México los días 6,7 y 8 de noviembre de 2016. El II Encuentro europeo se realizará en lugar a definir y fecha a confirmar en el otoño europeo de 2016. Mientras que en relación al II Encuentro Sudamericano hay dos propuestas: la primera es en Barquisimeto, estado Lara, Venezuela, a propuesta de la Comuna Pío Tamayo. La otra es en Uruguay, a cargo de la ANERT. Ambas propuestas deberán ser evaluadas en función de las posibilidades reales de organización. Además se mencionó la propuesta que llegó desde Australia de realizar allí un Encuentro regional de Asia Pacífico y Oceanía. En relación al VI Encuentro, en el plenario final la propuesta fue volver a organizarlo en Argentina, al cumplirse diez años del Primer Encuentro en Buenos Aires en 2007. Hay varias posibilidades de sede, que deberá ser confirmada cuando se tenga la definición clara de su realización. Posteriormente, por fuera del Encuentro pero a cargo de participantes de ediciones anteriores, también surgió una propuesta de organizar el VI o el VII Encuentro en Brasil, en el estado de Sao Paulo. De esta manera, se dio por cerrado el V Encuentro Internacional “La Economía de los Trabajadores y Trabajadores” en Amuay, Estado Falcón, República Bolivariana de Venezuela.